Las religiones de los pueblos no civilizados

Etiquetas:

Temática » Religión / Corriente

Publicado el 8/Ago/2011

Por JadeAkasha: 

Hola! 😉
Les hablare sobre las condiciones y creencias de estos pueblos, a ver que les parece.
Las Religiones de los pueblos NO civilizados
Bueno, con respecto a esto, cabe destacar que bajo este título encierra un conjunto muy vasto de hechos religiosas señalados por la etnografía moderna en ciertas tribus de los cinco continentes, las cuales no han tenido un contacto apreciable en la civilización occidental ni con las grandes religiones de oriente. Dichas tribus han sido denominadas con frecuencia primitivas, por tal vocablo carece de precisión, por que podría ser aplicado a todas indistintamente, y ni siquiera a una sola con plena justeza.
Los Hechos
La religión de los no civilizados es, sobre todo, pragmática, es más bien vivida que concebida y se trasmite más por las prácticas que por una tradición dogmática. Indudablemente los ritos, se deducen a las creencias, pero parece como si hubieran determinado antes de encontrar en ellas su justificación. Respecto a los mitos, constituyen muy a menudo, en su origen, la moraleja de los ritos, estos tienen, sin embargo una importancia primordial.
Los Ritos
Nacimiento y muerte no son, para los pueblos no civilizados, los términos esenciales de la vida real. Esta no comienza, a menudo, sino cuando al individuo le es impuesto un nombre que le confiere personalidad y le hace participar en el clan, y se prolonga después de los funerales hasta la ceremonia final del duelo, la cual le excluye definitivamente de la vida en común. Por otra parte, la vida esta compuesta por una serie de etapas sucesivas, señalas por la observancia de ciertos ritos llamados de tránsito, de los cuales el principal es el de la iniciación.
Rito de Iniciación
Un hombre no iniciado sigue siendo un niño. La iniciación coincide aproximadamente con la pubertad, y la ceremonia normal es la siguiente:
El novicio es separado de si medio y, en ocasiones, arrojado a la selva, debe ayunar, imponerse privaciones físicas y perder el recuerdo de lo que ha sido. Después, y a lo largo de diversas ceremonias acompañada por la lectura de mitos, el neófito recibe la enseñanza que le introduce en la clase de los adultos y, muy frecuentemente, en una sociedad secreta. Éstas abundan mucho, y quienes pertenecen a ellas, poseen un poder sobrenatural que se traducen en ciertas prerrogativas sociales y políticas.
El acto final de la iniciación consiste en una mutilación ceremonial (extirpación de un diente, incisiones, etc.)
He aquí uno de los rasgos más frecuentes en los últimos, se lleva el cadáver al exterior, se incineran las armas, su cabaña y sus bienes, a veces son sacrificadas sus mujeres, sus esclavos y sus animales favoritos. Finalmente se destruye el cadáver por cremación, putrefacción acelerada, etc. Además, tienen lugar periódicamente ceremonias colectivas de expulsión de los muertos y, por otra parte, comidas conmemorativas, acompañadas de cantos, danzas, oraciones y sacrificios.
Más adelante, les comento más, sobre otros tipos de ritos, el totemismo, la magia, el mana, los tabúes, ok. Pero por los momentos que les parece?
 

El Totemismo
Por regla general, los ritos tienen por objeto hacer participar al individuo en las fuerzas sagradas de las que el clan esta investido. En numerosas sociedades, esas fuerzas se emanan de un ser, animado o inanimado, generalmente animal o vegetal, del que el clan se considera descendiente, que le sirve de emblema y le proporciona, su nombre colectivo: éste es el tótem, vocablo que procede de los indios de América del Norte, aunque del concepto que se expresa se encuentran también en los pueblos australianos y melanesios.
El totemismo, va ligado a una organización social, en la que los clanes, solidarios y divididos en tribus muy definidas, practican la exogamia. Esta prohibido hacer daño a cualquier criatura de la especie del tótem. Sin embargo, en algunas sociedades está prohibido comerla según los rituales prescritos y con el fin de asimilarse la fuerza mística que contiene.
La Magia
Muy a menudo, y en sus mismas concepciones y prácticas, religión y magia son confundidas por los NO civilizados. Somos nosotros quienes la distinguimos, al convenir en la que magia es de esencia individualista, que se ejerce en detrimento del grupo, que recurre preferentemente a fórmulas y procedimientos secretos y que opera en sus efectos mediante una fuerza coercitiva y en cambio, es primordialmente social, bienhechora, exotérica y de un dinamismo más libre y menos riguroso.
En ciertas tribus, cada uno puede ser Mago, por su propia cuenta. Pero en la mayor parte el poder mágico, es patrimonio de los ancianos o de los brujos.
Son ellos quienes curan, dan la mala suerte, conjuran las desgracias, el éxito en la guerra y en la caza, convierten en fértiles las tierras, adivinan, señalan a los culpables, etc.
Las innumerables prácticas, pueden agruparse, según J. G. Farzer, en dos tipos: Magia imitativa, cuando el brujo imita o evoca el acontecimiento que debe realizarse (por ej. Cuando para hacer que llueva, riega el suelo o se esconde bajo un árbol) Y Magia contagiosa, cuando actúa sobre un objeto que perteneció a la persona a quien desea evocar.
Sea cual sea el método a plantear, el efecto se produce inevitablemente, el brujo obliga a la naturaleza mediante el poder que posee, y de ahí que sea considerado a menudo como un ser peligroso y nocivo. 

El mana
Hechos semejantes a estos han conducido a los comparativitas a atribuir a los NO civilizados la noción, más bien sentida que concebida, pero todopoderosa en su espíritu, de una inmensa corriente de fuerzas misteriosas, unidas entre si, que circula incesantemente a través de las cosas y de los seres importantes.
Esta corriente comunica su poder a todo lo que parece extraño o superior, fuerza vital, éxito, felicidad, y hay que dominarla a toda costa o tenerla por amiga: es la mano de los melanesios, el wakan de los siux, el orenda de los iroqueses, ha prevalecido el término melanesio para denominarla. La religión y la magia no serían, pues, sino tentativas para capturar el mana en provecho del grupo o de los individuos… sea cual fuere la parte de claridad, que debamos a esta teoría, desborda el campo de observación y atribuye a los NO civilizados una igualdad de visión excesivamente grande y una sensibilidad metafísica demasiado abstracta para que pueda ser aceptada sin modificación.
Lo cierto es que, cuando nos remontamos de los cultos y de los ritos a las creencias, tenemos que dirigirnos a las sociedades relativamente emocionadas para encontrar las concepciones de espíritu personal, alma y dios. En los estadios inferiores de la mentalidad, las fuerzas naturales permanecen indiferenciadas.
Los Tabúes
Es tabú (término polinesio) es decir, prohibido al contacto o al uso, todo aquello que el NO civilizado identifica con un mismo signo de carácter sagrado. El motivo de la prohibición no es de tipo racional. Esta prohibido tocar ciertas frutas no por que sean venenosas, sino por que encierran una partícula de ese “continuum” de fuerzas sobrenaturales que el grupo debe conservar intacto.
Los tabúes son innumerables y envuelven la actividad de los No civilizados en una flexible red de trabas y escrúpulos, existen tabúes alimenticios, exogámicos, “estacionales” de los objetos de culto, del idioma, etc.
Numerosas ceremonias tienen por objeto desviar el peligro de los tabúes, evitar el efecto de las infracciones, cancelar los tabúes temporales. 

El cultos de los Muertos y de los Antepasados 
Los ritos de los funerales y del final del duelo se explican gereneralmente por el temor al muerto. Mientras esos ritos no se cumplan, el difunto puede venir a inquietar a los vivos, por consiguiente, continua viviendo.
Según las tribus, esta supervivencia es concebida en diferentes modos, ya como una etapa de espera, impersonal y amplia, antes de la reencarnación en el cuerpo de ciertos animales, (serpientes etc.) e incluso de ciertas plantas, ya como una segunda existencia activa y personal, en la que el muerto se convierte en un espíritu: dotado de forma (la sombra del vivo, su doble o su imagen entrevista en sueño) esta siempre presente en la tribu y goza, en tal sentido, de los cultos e invocaciones destinados a los antepasados. Éstos, sometidos en ocasiones a la autoridad de un Padre único, son objeto de una mitología que los identifica a menudo con el tótem o con las fuerzas de la naturaleza; el sol, el cielo, trueno, etc. Y el relato de su vida parece como frecuencia de una leyenda.
Las Almas corporales, la Mitología y los Dioses
La noción del espíritu del muerto ha sido relacionada por un lado con la idea de que el vivo tiene un alma o varias, de las que solo una les sobrevivirá, y el otro con el elemento fabulador de las ceremonias que se practican en honor a los antepasados. La mitología en sus orígenes, ésta estrechamente ligada a los ritos y es realmente su parte recitativa, ya que los justifica a los explica.
Al poner en juego las fuerzas sobrenaturales, no podía dejar de prestarle alguna personalidad y, por consiguiente, una forma humana. Pronto se hace una selección entre estos espíritus y se dibuja en ellos una jerarquía, análoga a la de la tribu terrestre, donde figurarán espíritus benéficos y maléficos, divinidades superiores y subalternas, que hacen aparecer al politeísmo.
Los pueblos NO civilizados, apenas han rebasado este estadio del pensamiento.
Bibliografía:
-Sobre Psicología del Sentimiento Religioso, de H. Bergson. 1932.
-Historia de las Religiones, de Chatepie de la Saussaye. 1921.

Última actualización: 8/Ago/2011
Cerrar