Qué, cómo y para qué de la meditación

Etiquetas:

Dificultad » Magia para aprendices

Tipo de contenido » Meditación

Publicado el 30/Nov/2012

Desconozco si tiene que ver o no con los cambios solares, de consciencia, etc. del 2012 y me da igual, no es un tema sobre el que en este momento desee debatir. Lo que si he podido ver y hablar con personas que me rodean, es que desde hace un tiempo, han aumentado su mal humor, están más alterados, unos desde hace escasos meses, otros desde escasos días. Es por esto que quiero compartir un artículo que he escrito hoy en uno de mis blogs que creo puede ser de ayuda para todas esas personas que estén en una situación similar.
El artículo va sobre la importancia de la meditación para calmar la mente y lograr un mayor estado de paz. Espero que les guste, se que es un tema que ya ha sido publicado en numerosas ocasiones en Ekiria, pero me gustaría compartir mi punto de vista con todos sus miembros:
La mente humana tiene constantemente la aparición de pensamientos de tipo repetitivos y de poca significancia para nuestra vida diaria, que impide que podamos centrarnos de forma plenamente consciente en el presente, provocando mayor ineficacia en las tareas que estamos realizando en nuestro día a día.
Este bombardeo de pensamientos, suelen ser casi siempre de imágenes de ninguna o escasa importancia y en muchas ocasiones erróneos, provocando odios, envidias y otras emociones negativas que de forma inconsciente nos están perjudicando.
Cuando somos niños, lloramos para solicitar comida, afecto, avisar de un dolor o situación que no nos gusta o incomoda, pero a medida que crecemos la educación que recibimos, junto con nuestro entorno social nos van creando emociones de negatividad que nos van separando de nuestro estado natural de paz, de desconexión con el llamado punto cero.
La meditación nos permite limpiar nuestra mente de esos pensamientos que nos impiden ser felices y estar conectados con la fuente. Es por esto principalmente la importancia de practicar la meditación, ya que lograremos con la práctica lograr un estado permanente de tranquilidad mental, incluso mientras estamos realizando tareas cotidianas.
Esta paz mental lograda en la meditación nos permitirá vivir el presente, siendo realmente conscientes de nosotros mismos, entendiendo que el pasado ya no existe y el futuro es inexistente, siendo nosotros quien lo creamos a cada momento presente. Tanto vivir en el pasado, como en el futuro, hayan sido mejores o peores momentos de nuestra vida o pensemos que lo serán, nos impide vivir la vida real o momento presente, imposibilitando el futuro que deseamos para nosotros.
Para definir qué es la meditación, yo lo haría como entrar en un estado de consciencia pura, permitiéndonos ser nosotros mismos como realmente somos, sin presiones, ni emociones que nos han desviado de nuestro verdadero yo durante el proceso llamado vida.
Gracias a la meditación podremos lograr también un alto nivel de visualización, imprescindible desde mi punto de vista para poder crear todo cuanto deseemos. Este concepto, la visualización, es de gran importancia en uno de mis libros favoritos, el Libro de las Mutaciones, escrito por diferentes autores como Confucio, el duque de Chou, etc. En él de forma metafórica, podremos encontrar respuestas a grandes dilemas del ser humano y de la vida en general. En este libro hablan de dos términos fundamentales de la magia y en general de la evolución: lo creativo y lo perceptivo.
Cuando se entiende el término creativo en estos textos, podemos llegar a comprender que están hablando de la visualización y es que este es un término fundamental desde hace miles de años en todas las grandes culturas espirituales como las orientalistas.
Todo cuanto constituye el Universo y nosotros mismos, incluidos nuestros pensamientos, son ondas en vibración, al igual que los pensamientos que producimos con la visualización. Entendido esto y sabiendo que la forma de alterar la materia es alterando la energía que constituye y da forma a esa materia, podremos darnos cuenta del inmenso poder que poseemos gracias a la visualización llevada desde un estado de consciencia pura que somos capaces de lograr mediante la práctica de la meditación.
Da igual ser un experto o un novato en la meditación, esta será siempre de gran ayuda para cualquier persona que la practique con cierta regularidad. Se han realizado estudios en la Universidad tecnológica de Dalian en China y en la Universidad de Oregon en Estados Unidos, donde se ha demostrado que con tan sólo un mes de práctica, durante sólo media hora al día, se producen importantes cambios neuronales en sus practicantes, fortaleciendo y aislando los axones o redes neuronales mediante un aumento de mielina, así como un importante aumento de las conexiones entre las neurona de los practicantes, aumentando la velocidad de la información que procesa el cerebro, proporcionándoles una mayor claridad mental.
Junto a estas investigaciones, existen muchas otras que han logrado demostrar que la meditación reduce el estrés, la fatiga y mejora el control cognitivo.
Aclarado ya un poco para que nos puede ser útil la meditación, paso a describir cómo se realiza y los principales tipos que existen.
Existen diferentes tipos de meditación, pero se pueden dividir en activas y pasivas. La meditación pasiva es lograr dejar la mente en reposo, mientras que la activa busca un objetivo concreto, ya sea para la búsqueda en la resolución de un problema, mantener canalizaciones, etc.
Ambos tipos son altamente recomendables, pero no es posible llegar a realizar meditaciones activas sin ser capaces de realizar las pasivas previamente. Existen pequeños atajos, en los que mediante meditaciones guiadas es posible empezar con las activas, pero para los que estamos acostumbrados a realizar meditaciones de forma habitual, estas nos suelen resultar incómodas o pesadas por el tiempo de locución.
A todos aquellos que realizan meditaciones activas, no es necesario explicarles qué es y por qué son tan importantes las meditaciones, ya lo han podido comprobar por ellos mismos, por lo que pasaré directamente a explicar las meditaciones pasivas.
Definir la meditación pasiva es algo bastante complejo desde mi punto de vista para lo sencillo que es realizarlo, pero la podría definir como la búsqueda de un estado de paz interior, donde no existe ningún problema ni emoción, es estar viviendo el presente, simplemente tenemos consciencia de lo que realmente somos y de cuanto nos rodea.
Cuando meditamos, se produce una bajada de nuestros ritmos cerebrales y cardíacos, entrando en un estado muy similar al del sueño pero de forma consciente, donde recogemos energía para fortalecer nuestros campos aúricos, fortaleciendo tanto el llamado cuerpo, como la mente. Esto nos permite disponer de una mayor claridad mental y una gran paz interior incluso en los malos momentos de nuestra vida, llegando a ser un estado constante si se practica de forma habitual.
Cuando la meditación se practica de forma correcta, se logra tomar consciencia de lo que realmente somos, llegando a tener grandes sensaciones, en muchas ocasiones comparables, incluso superiores, a los orgasmos físicos pero por todo nuestro campo etérico, son sensaciones que de otra manera no he logrado tener jamás.
No importa que al principio nos cueste entrar en ese estado de paz, o estado alpha, con la práctica será algo que tarde o temprano lograremos por muy lejano que lo veamos. Este estado se suele lograr tras los cinco primeros días de práctica, sólo hay que tener un poco de constancia y no abandonar a la primera de cambio.
Para practicar la meditación pasiva, simplemente con los ojos cerrados y en un lugar tranquilo, nos sentamos cómodamente con la espalda recta, para que la energía fluya correctamente por nuestro sistema nervioso central o Kundalini e intentamos dejar la mente en blanco.
Los pensamientos harán su aparición constantemente. En esos momentos, no debemos intentar sacarlos de nuestra mente, simplemente debemos observarlos y poco a poco desaparecerán. Los pensamientos banales cuando son observados, simplemente se van.
Poco a poco podremos ver que la frecuencia de aparición entre cada pensamiento aumenta el lapso de tiempo, pero aún así seguirán llegando. Da igual, nosotros seguiremos observando esos pensamientos.
Cuando logremos aumentar ese tiempo entre pensamientos, pasaremos a preguntarnos una única vez: “¿Cuál será mi próximo pensamiento?” y esperaremos observando que sucede. Veremos que lograremos aumentar aún más ese lapso de tiempo con esta simple pregunta.
La meditación pasiva no tiene nada más que lo explicado. Si queremos podemos ponernos música relajante, encender inciensos, podemos previamente realizar respiraciones profundas o cualquier otra cosa que nos pueda ayudar, pero nada es realmente necesario, es como ya dije una práctica realmente sencilla de realizar.
Otro de los trucos para lograr una meditación pasiva con mayor rapidez, es fijar la atención en la respiración, que debe ser suave y rítmica. Una forma muy sencilla es centrar esa atención a las fosas nasales, y visualizar como entra y sale el aire o energía por ese punto.

Última actualización: 30/Nov/2012
Cerrar