Clarividencia Simple ¿qué es?

Etiquetas:

Temática » P.E.S. » Clarividencia

Publicado el 4/Nov/2011

Ryuzaki

Clarividencia, literalmente, no significa otra cosa que «ver con claridad», siendo una palabra que ha sido muy mal aplicada y degradada, hasta el punto de empleársela para describir las tretas de un saltimbanqui en un espectáculo de feria. Aun en un sentido más restringido abarca una gran variedad de fenómenos que difieren tanto en carácter, que no es fácil dar una definición de la palabra que a la vez sea exacta y sucinta. Ha sido llamada «visión espiritual», pero no hay interpretación más errónea que ésta, pues en la mayor parte de los casos no existe facultad. alguna relacionada con ella, que tenga el menor derecho a honrarse con nombre tan elevado.
Al objeto de este trabajo pondríamos quizá definida como el poder de ver lo que se halla oculto a la mirada física ordinaria.
CLARIVIDENCIA SIMPLE
Hemos definido ésta como un mero principio de visión etérica o astral, que permite a su poseedor ver lo que haya a su alrededor en estos planos, pero que generalmente no está acompañada del poder de ver a gran distancia, ni de leer el pasado ni el porvenir. No es posible excluir por completo estas últimas facultades; porque la visión astral tiene necesariamente una extensión mucho mayor que la física, y porque de vez en cuando se presentan cuadros del pasado y el porvenir, hasta a los clarividentes que no saben cómo buscarlos especialmente; pero sin embargo, existe una verdadera diferencia entre tales vislumbres accidentales y el poder definido de proyección.


Entre las personas sensitivas, vemos gentes de todos grados en esta clase de clarividencia; desde el hombre que recibe una impresión vaga que apenas merece el nombre de vista, hasta el que posee por completo la visión etérica o astral respectivamente. Quizás el método más sencillo para nosotros sea principiar por describir lo que es visible en el caso de este mayor desarrollo de la facultad, toda vez que los casos de su posesión parcial caerían naturalmente en su respectivo lugar.
Principiemos por la visión etérica. Ésta consiste simplemente, como ya se ha dicho, en ser susceptible a una serie de vibraciones físicas mucho mayor que la ordinaria, pero, sin embargo, su posesión presenta a la vista mucho, para lo cual la mayor parte de la humanidad está ciega todavía. Consideremos los cambios que su adquisición produce en el aspecto de los objetos familiares animados e inanimados, y veamos luego qué factores completamente nuevos nos presenta. Pero hay que tener presente que lo que voy a describir pertenece tan sólo a la posesión completa y el dominio perfecto de la facultad, y que la mayor parte de los casos que se encuentran en la vida real no se aproximan, ni con mucho, a tal resultado en ninguno de sus aspectos.


El cambio más sorprendente que se verifica en la apariencia de los objetos inanimados por la adquisición de esta facultad, es que la mayor parte de ellos se hacen casi transparentes, debido a la diferencia en, la rapidez de las hondas en algunas de las vibraciones a que el hombre se ha hecho ahora susceptible. Se encuentra capaz de ejecutar con la mayor facilidad la proeza proverbial de «ver al través de una pared de ladrillo»; pues para su nueva visión, la pared no parece tener mayor consistencia que la de una ligera niebla. Por tanto, puede ver lo que pasa en la habitación vecina, casi como si no existiese tal pared intermedia puede describir con exactitud el contenido de una caja cerrada, o leer una carta sellada, y con un poco de práctica, encontrar un pasaje dado en un libro cerrado. Este último hecho, si bien es sumamente fácil para la visión astral, presenta mucha dificultad para la vista etérica, a causa de la circunstancia de que hay que mirar cada página al través de todas las que tenga sobrepuestas.


A menudo se hace la pregunta de si en estas circunstancias el clarividente ve siempre con su vista anormal, o tan sólo cuando quiere. La contestación es, que si la facultad está perfectamente desarrollada, estará por completo bajo su dominio; de suerte que puede usar ésta o la visión ordinaria a voluntad. Pasa de una a otra con la misma prontitud y facilidad que nosotros cambiamos el foco de los ojos cuando desviamos la mirada de nuestro libro para seguir los movimientos de algún objeto a una milla de distancia. Es, como si dijéramos, enfocar la conciencia en uno u otro aspecto de lo que se ve; y aun cuando el individuo tenga claramente a la vista el aspecto en que por el momento haya fijado su atención, continuará también estando vagamente consciente del otro aspecto, lo mismo que cuando enfocamos nuestra vista en un objeto que tenemos en la mano, vemos, sin embargo, de un modo vago la pared opuesta de la habitación.


Otro cambio curioso que ocurre cuando se posee esta vista, es que el suelo sólido, sobre el que camina el individuo, se le hace hasta cierto punto transparente; de suerte que puede ver dentro del mismo hasta una profundidad considerable, de un modo semejante a como se ve en un estanque de agua muy clara. Esto le permite observar cualquier animal que esté trabajando bajo tierra, distinguir un filón de carbón o de metal que no esté a gran profundidad, y así sucesivamente.


El límite de la vista etérica, cuando se mira a través de la materia sólida, parece que es análogo al que se alcanza cuando miramos a través del agua o de la niebla. No podemos pasar de cierta distancia, porque el medio a través del cual miramos no es por completo transparente.


También cambia considerablemente la apariencia de los objetos animados, para el hombre que ha aumentado hasta este punto su poder de visión. Los cuerpos de los hombres y de los animales son para él transparentes, de suerte que puede observar la acción de los diversos órganos internos, y hasta cierto punto diagnosticar algunas de sus enfermedades. Esta extensión de vista le permite también percibir, con más o menos claridad, varias clases de seres elementales, y otros cuyos cuerpos no son capaces de reflejar ninguno de los rayos dentro del límite del espectro que ordinariamente se ve.
Entre las entidades que de este modo se perciben, hay algunas de las clases inferiores de espíritus de la naturaleza, o aquellos cuyos cuerpos están constituidos por la materia etérica más densa. A esta categoría pertenecen casi todas las hadas, gnomos y duendes, acerca de los cuales hay aún tantas historias en las montañas escocesas e irlandesas, y en los lugares remotos en todo el mundo. El vasto reino de espíritus de la naturaleza es, en su mayor parte, un reino astral; pero no obstante, hay una sección grande del mismo que pertenece a la parte etérica del plano físico, y esta sección, por supuesto, es mucho más probable que se ponga dentro de la esfera de acción de algunos individuos que las otras.


Ciertamente, cuando leemos los cuentos comunes de hadas, tropezamos con frecuencia con indicaciones de que se trata de esta especie de seres. Cualquier estudiante de esta clase de tradiciones, deberá recordar cuán a menudo se menciona un ungüento o droga misteriosa, que al ser aplicada a los ojos del hombre, le permite ver los individuos del reino de las hadas cuando los encuentra. Este ungüento y su resul¬tado se mencionan con tanta frecuencia, y provienen de partes tan distintas del mundo, que sin duda debe haber alguna verdad en ello, como la hay siempre en toda tradición popular universal. Ahora bien: ninguna clase de untura en los ojos puede, en modo alguno, abrir la visión astral de un individuo, por más que ciertos ungüentos, dados en todo el cuerpo, ayudan muchísimo al cuerpo astral para poder abandonar el físico en plena conciencia; pero su aplicación alojo físico puede fácilmente estimular su sensibilidad de tal modo, que lo haga susceptible a algunas de las vibraciones etéricas.


Esta clase de historias refieren con frecuencia cómo, algunas veces que el ser humano, con este ungüento místico, ha podido ver una hada con su mayor poder de visión, ésta le ha golpeado o pinchado los ojos, con lo cual no sólo le ha privado de la vista etérica, sino también de la física más densa. (Véase The Science of Fairy Tales, por E. S. Hartland.) Si la vista adquirida hubiese sido astral, semejante procedimiento hubiera sido inútil, porque ningún daño en el aparato físico puede afectar una facultad astral; pero siendo etérica la vista que la untura produjera, la destrucción del ojo físico ocasionaría en el acto la de aquélla en la mayor parte de los casos, puesto que es el mecanismo por cuyo conducto obra.


Otro hecho que también observaría pronto, sería su mayor extensión de vista en la percepción de los colores, pues vería colores completamente nuevos que no se parecerían en lo más mínimo a los del espectro que hoy conocemos, y por tanto, serían por completo indescriptibles en nuestro lenguaje actual. Y no sólo vería objetos nuevos con tales nuevos colores, sino que también se apercibiría de que el color de muchos objetos que le eran familiares se había modificado, según tuviesen o no algún matiz de estos nuevos colores mezclados con los antiguos. De suerte que dos tonos de color que para el ojo ordinario aparecerían armonizarse perfectamente, presentarían muchas veces matices diferentes para la vista más penetrante.


Hemos bosquejado ya algunos de los principales cambios que tendrían lugar en el mundo de un hombre al obtener la vista etérica; y debe tenerse siempre presente que, en la mayor parte de los casos, esto acarrearía a la vez un cambio correspondiente en sus demás sentidos, de suerte que podría oír y quizá hasta sentir más que la generalidad. Ahora bien, suponiendo que además de esto obtuviese la vista del plano astral, ¿qué otros cambios se observarían?


Estos cambios serían muchos y grandes; en una palabra, todo un mundo nuevo se abriría ante sus ojos. Consideremos brevemente sus maravillas en el mismo orden que antes, y veamos primeramente que diferencia habría en la apariencia de los objetos inanimados. En este punto principiaré por citar una hábil contestación que se dio en The Viihan:
«Hay una marcada diferencia entre la vista etérica y la astral, siendo esta última la que parece corresponder a la cuarta dimensión.
La manera más fácil de comprender esta diferencia, es presentar un ejemplo. Si se mira un hombre con las dos vistas, empleando una después de otra, veréis en ambos casos los botones de atrás de su traje; sólo que con la vista etérica se verían a través de él, percibiéndose como más próximo a uno el frente anterior; pero si se mira astralmente, se verá, no sólo de este modo, sino también como si uno se hallara detrás del hombre a la vez que delante.»
O bien si se mira etéricamente un cubo de madera con escritos en todos sus lados, sería lo mismo que si el cubo fuera de cristal; de modo que se vería a través de él y se distinguirían las letras en el lado opuesto, todas por detrás, al paso que las de la derecha e izquierda no serían claras, a menos de cambiar de sitio, porque se verían de perfil. Pero mirando astralmente se verían todos los lados a la vez, y todo derecho, como si el cubo hubiese sido aplanado ante uno, viéndose también cada partícula del interior, pero no a través de las demás, sino como si estuviesen en el mismo plano se las miraría desde una nueva dirección en ángulo recto, con todas las direcciones que conocemos.
Si se mira etéricamente un reloj por detrás, se verán al través todas las ruedas, y las caras respectivas de éstas al través de las mismas, pero por detrás; pero mirando astralmente, se verán las caras de forma directa y todas las ruedas separadamente, pero nada en los extremos de nada.


Aquí tenemos desde luego la Clave, el factor principal del cambio; el hombre mira todas las cosas desde un punto de vista absolutamente nuevo, completamente fuera de todo lo que hasta entonces hubiera imaginado. No tendrá la más ligera dificultad de leer cualquier página de un libro cerrado, porque no la ve al través de las otras páginas sobrepuestas, sino que la mira directamente como si fuera la única página que hubiese que ver. La profundidad a que se hallase una vena de metal o de carbón, no constituiría una barrera a su vista, porque entonces no miraría a través de la profundidad intermedia de la tierra. El espesor de un muro o el número de muros que hubiesen entre el observador y el objeto, constituiría una notable diferencia para la claridad de la vista etérica, pero tal diferencia no existiría para la vista astral, porque en el plano astral los muros no intervendrían entre el observador y el objeto. Naturalmente, esto suena paradójico e imposible, y es por completo inexplicable para la mente que no está especialmente educada para comprender la idea; sin embargo, no es por esto menos absolutamente cierto.


Esto nos lleva derechamente en medio de la enfadosa cuestión de la cuarta dimensión, asunto del mayor interés, aunque no pretendemos discutirlo en el espacio de que disponemos. Los que deseen estudiar lo como merece, se les recomienda principiar con Scientific Romances, de C. H. Hinton, o Another World, del doctor A. T. Schofield, y seguir luego con la obra más extensa del primero, A New Era of Thought. Hinton no sólo pretende poder él mismo asir mentalmente algunas de las formas más sencillas de cuatro dimensiones, sino que también declara que cualquiera que se tome el trabajo de seguir sus instrucciones, puede también, con perseverancia, adquirir igualmente esta comprensión mental. No estoy seguro de que esta posibilidad se halle al alcance de todos, según él cree, porque me parece que se requiere considerable habilidad matemática; pero sí puedo, en todo caso, afirmar que me consta que el «tesseract» o cubo de cuatro dimensiones que describe, es una realidad por ser una figura muy familiar en el plano astral.


Sé que Madame Blavatsky, aludiendo a la teoría de la cuarta dimensión, ha expresado el parecer de que sólo era una manera tosca de expresar la idea de la completa permeabilidad de la materia, y que W. T. Stead ha seguido el mismo método, presentando a sus lectores el concepto bajo el nombre de through [a través]. Sin embargo, una investigación cuidadosa, detallada y muy repetida, parece demostrar de modo concluyente, que esta explicación no abarca todos los hechos. Es una descripción perfecta de la visión etérica; pero la otra idea por completo diferente de la cuarta dimensión, según expone Hinton, es la única que presenta alguna explicación aquí abajo de los hechos constantemente observados de la visión astral. Por esta razón me aventuro a indicar deferentemente, que cuando Madame Blavatsky escribió lo que antecede se refería a la visión etérica y no a la astral, y que la gran propiedad de la frase aplicada a esta otra y superior facultad, en la cual no pensaba en aquel momento, no se le ocurrió.


La posesión, pues, de este poder extraordinario y apenas expresable, debe siempre tenerse presente en todo lo que sigue. Expone cada punto del interior de todo cuerpo sólido absolutamente manifiesto a la mirada del vidente, del mismo modo que cada punto del interior de un círculo se halla manifiesto a la vista de la persona que lo mire.
Pero aún esto no es, en modo alguno todo lo que esta facultad concede a su poseedor, pues no sólo ve el interior lo mismo que el exterior de los objetos, sino también sus dobles astrales. Cada átomo y molécula del plano físico tiene su correspondiente átomo y molécula astral, y la masa que constituyen es claramente visible al clarividente. Generalmente, el astral de cualquier objeto se proyecta un poco fuera de la parte física, y así los metales, las piedras y demás están rodeados por un aura astral.


Se verá desde luego por esto, que aun para el estudio de la materia inorgánica, la adquisición de esta visión concede ventajas inmensas. No solamente se ve la parte astral del objeto que se mira, la cual se hallaba antes absolutamente oculta; no sólo se percibe muchísimo más que antes, acerca de su constitución física, sino que hasta lo que antes era visible, se ve entonces mucho más clara y fielmente. Un momento de consideración demostrará que esta nueva visión se aproxima mucho más a la verdadera percepción que la vista física. Por ejemplo, si se mira astralmente un cubo de cristal, sus lados se verán iguales, como sabemos que realmente son, al paso que en lo físico se ve el lado más lejano en perspectiva, esto es, parece más pequeño que el lado más próximo, lo cual es, por supuesto, una mera ilusión debida a las limitaciones físicas.
Cuando consideramos las demás facilidades que ofrece en la observación de los objetos animados, vemos aún más claramente las ventajas de la visión astral. Ella exhibe al clarividente el aura de las plantas y los animales, y por tanto, en lo que se refiere a estos últimos Sus deseos y emociones, y cualquier pensamiento que tengan, se presenta claro a sus ojos.


Pero tratándose de seres humanos es cuando podrá apreciar mejor el valor de esta facultad, pues muchas veces podrá ayudarlos mucho más eficazmente, guiándose por lo que por su medio aprende.


Podrá ver su aura hasta el cuerpo astral, y aunque las partes superiores de la misma sigan ocultas para él, sin embargo, le será posible, por medio de atenta observación, llegar a conocer mucho acerca de la parte superior por el estudio de la que está a su alcance. Su facultad de poder examinar el doble etérico le concede ventajas considerables para poder localizar y clasificar cualquier defecto o enfermedad del sistema nervioso, al paso que por la apariencia del cuerpo astral conocerá en seguida todas las emociones, pasiones, deseos y tendencias del hombre que tenga delante y aun de muchos que tenga en pensamiento.


Al mirar una persona, la verá rodeada por la niebla luminosa del aura astral, brillando con toda suerte de colores, y cambiando constantemente de matices y de brillo a cada variación de los pensamientos y sentimientos de la persona. Verá esta aura inundada del hermoso color rosado de los afectos puros, el rico azul del sentimiento de devoción, el pardo oscuro del egoísmo, el escarlata profundo de la cólera, el horrible rojo cárdeno de la sensualidad, el gris lívido del temor, las nubes negras del odio y la maldad, o cualquiera de las innumerables indicaciones tan fáciles de leer en ella por el ojo práctico; y así le sería imposible a cualquier persona el ocultarle el verdadero estado de sus sentimientos sobre cualquier asunto.


Estas diversas indicaciones del aura constituyen en sí un estado del más profundo interés, pero no dispongo aquí del espacio suficiente para ocuparme de ellas. En mi estudio El aura, se puede ver un relato algo más completo, y también hay otra obra más extensa sobre el asunto .


No solamente demuestra el aura astral el resultado temporal de las emociones que pasan por ella en aquel momento, sino que también presenta, por la coordinación y proporción de sus colores, cuando se halla en estado de reposo relativo, la clave de la disposición general y carácter del individuo; pues el cuerpo astral es la expresión de cuanto el hombre manifiesta en ese plano, de modo que por lo que se ve en él, puede inferirse mucho más, perteneciente a planos superiores, con bastante certeza.
En este juicio del carácter, el clarividente es muy ayudado por todos los pensamientos de la persona que se manifiestan en el plano astral, y que, por consiguiente, caen bajo su percepción. La verdadera morada del pensamiento es el plano mental devachánico, y todo pensamiento se manifiesta, en primer término, allí como una vibración del cuerpo mental. Pero si de algún modo es un pensamiento egoísta o esta relacionado de alguna manera con emociones o deseos, desciende inmediatamente al plano astral y se reviste de una forma visible de materia astral.


En la mayor parte de los hombres casi todos los pensamientos pertenecen a una de estas clases, de suerte que prácticamente toda su personalidad se presentará con claridad a la vista del vidente astral, puesto que sus cuerpos astrales y las formas de pensamientos que de los mismos radian constantemente, serían para él como un libro abierto, en el que estarían escritas sus cualidades características con tanto relieve, que hasta corriendo podrían leerse. Cualquiera que desee tener una idea del cómo se presentan las formas de pensamiento a la visión del clarividente, puede, hasta cierto punto, satisfacerse examinando las ilustraciones que acompañan a Formas de pensamiento, la obra que sobre el asunto publicó Annie Besant con mi colaboración.
Hemos visto algo de la alteración en la apariencia de los objetos, tanto animados como inanimados, cuando se les contempla con la visión astral completa, en lo que a este plano se refiere; consideremos ahora qué objetos absolutamente nuevos se ven. El clarividente estará consciente de un lleno mucho mayor en la naturaleza en todas direcciones, pero lo que principalmente llamará su atención son los habitantes de este nuevo mundo. No podemos intentar, en el espacio de que disponemos, un relato detallado de ellos; para esto puede el lector dirigirse las obras El plano astral o El Devachán. Aquí no podemos hacer más que enumerar sólo unas pocas clases de las vastas huestes de los habitantes astrales.


Le impresionarán las formas próteas de la incesante marea de esencia elemental, siempre girando a su alrededor, a menudo amenazadoras, pero, sin embargo, retirándose siempre ante un esfuerzo determinado de la voluntad; se quedará maravillado ante el enorme ejército de entidades, traídas temporalmente a la existencia por los pensamientos y deseos, ya buenos o malos, de los hombres. Observará las múltiples tribus de espíritus de la naturaleza, ya trabajando, ya jugando; algunas veces podrá estudiar con placer siempre creciente la magnífica evolución de algunos de los órdenes inferiores del glorioso reino de los Devas, que corresponden aproximadamente a la hueste angélica de la terminología cristiana.


Pero quizá será para él de interés aun más palpitante que todo esto, los habitantes humanos del mundo astral, y los cuales encontrará que se dividen en dos grandes clase: los que llamamos vivientes, y aquellos otros, en su mayor parte infinitamente más vivos, a quienes tan neciamente damos el nombre erróneo de muertos. Entre los primeros, verá aquí y allí alguno por completo despierto y consciente, enviado, quizás, a llevarle algún mensaje, o bien examinándole atentamente para ver qué progresos está haciendo; al paso que la mayor parte de sus vecinos, cuando están fuera del cuerpo físico durante el sueño, flotan vagamente, tan envueltos en sus propios pensamientos, que prácticamente están inconscientes de todo lo que pasa a su alrededor.


Entre la gran hueste de los muertos recientemente, verá todos los grados de conciencia e inteligencia, todos los matices de carácter, pues la muerte, que a nuestra visión limitada parece un cambio tan grande, en realidad no altera nada del hombre en sí. Al día siguiente de su muerte es exactamente el mismo hombre que el día antes de ella, con la misma disposición, las mismas cualidades, las mismas virtudes y vicios, con sólo la diferencia de que no posee un cuerpo físico; pero la pérdida de éste no hace de él, en modo alguno, un hombre distinto, porque es como si se hubiera quitado el gabán. Así pues, entre los muertos, nuestro estudiante verá hombres inteligentes y estúpidos, de corazón bondadoso o de genio áspero, serios y frívolos, de mente espiritual y de mente sensual, exactamente lo mismo que entre los vivos.


Puesto que no sólo puede ver los muertos, sino también hablarles, puede muchas veces serles muy útil, informándoles y guiándoles, lo cual es para ellos de capital importancia. Muchos de ellos se encuentran en un estado de profunda sorpresa y perplejidad, y algunas veces presa de gran desesperación, porque encuentran los hechos del otro mundo tan diferentes de las leyendas infantiles, que es todo lo que la religión popular en Occidente tiene que ofrecerles; y por tanto, el hombre que comprende estos hechos y puede explicárselos es indudablemente un amigo necesario.


De muchas otras maneras puede el hombre que posee por completo esta facultad ser útil a los vivos así como a los muertos; pero sobre este aspecto de la cuestión ya he escrito en Protectores invisibles. Además de las entidades astrales, verá cadáveres astrales -sombras y cascarones en todos los estados de decadencia-; pero esto basta con mencionarlo, porque el lector que desee un relato más detallado puede encontrarlo en el libro antes citado.


Otro resultado maravilloso que el completo goce de la visión astral proporciona al hombre, es que ya no sufre ninguna interrupción de conciencia. Cuando duerme, deja al cuerpo físico en el reposo que necesita, y mientras tanto marcha a sus asuntos en el mucho más cómodo vehículo astral. Al despertar, vuelve y penetra de nuevo en su cuerpo físico, pero sin ninguna pérdida de conciencia ni de memoria entre los dos estados, pudiendo así vivir, como si dijéramos, una vida doble, la cual, sin embargo, es una, y estar útilmente ocupado durante toda su existencia en lugar de perder la tercera parte de ella en la inconsciencia.


Otro extraño poder de que será poseedor (aun cuando su completo dominio pertenece más bien a la facultad devachánica, aún más elevada) es el de ver aumentada a voluntad la partícula física o astral más diminuta hasta el tamaño que quiera, como si empleara un microscopio, aunque no existe microscopio ni probablemente existirá jamás, que tenga ni siquiera la milésima parte de este poder psíquico aumentador. Por su medio se convierten en realidades visibles y vivientes para el estudiante ocultista la molécula y el átomo hipotéticos presupuestos por la ciencia, y por este examen más profundo encuentra que son mucho más complejos en su estructura que lo qué el hombre científico ha podido hasta ahora suponer. También le permite seguir con minuciosa atención y el mayor interés todas las acciones eléctricas, magnéticas y otras asimismo etéricas; y cuando alguno de los especialistas en estos ramos de la ciencia pueda desarrollar el poder de ver estas cosas sobre las que se escribe tan fácilmente, podrán esperarse algunas revelaciones maravillosas y preciosas.


Este es uno de los siddhis o poderes que los libros orientales asignan al hombre que se dedica al desarrollo espiritual, aunque el nombre con que se le menciona no sea desde luego reconocible. Se le llama «el poder de hacerse uno grande o pequeño a voluntad», y la causa de una descripción que de un modo tan raro parece presentar los hechos al revés, es que en realidad la manera de ejecutar la proeza, es precisamente la indicada en estos antiguos libros. Usando un aparato visual temporal de una pequeñez inconcebible, es como el mundo de lo infinitamente se ve con claridad; y del mismo modo (o más bien de la manera contraria), aumentando temporalmente de un modo enorme el tamaño del aparato que se usa, es cómo se hace factible el aumentar el campo de nuestra vista -en el sentido físico, como en el moral- mucho más allá de lo que la ciencia ha podido jamás soñar como posible para el hombre. De modo que la alteración del tamaño reside en realidad en el vehículo de la conciencia del estudiante y no fuera de él; y el antiguo libro oriental, después de todo, ha expuesto el caso con más exactitud que nosotros.


La psicometría y la segunda vista in excelsis, serían también facultades de que podría disponer el clarividente; pero de éstas se tratará con más propiedad bajo otra denominación, puesto que en casi todas sus manifestaciones comprenden la clarividencia así en el espacio como en el tiempo.


He indicado ya, aunque muy a grosso modo, lo que un estudiante ejercitado que poseyese la completa visión astral vería en el mundo inmensamente más extenso en el que esta visión le introduciría; pero no he dicho nada del cambio estupendo que en su actitud mental sucedería con la certeza adquirida por experiencia propia, de la existencia del alma, de su supervivencia: después de la muerte, de la acción de la ley del karma y de otros puntos de importancia capital. La diferencia hasta entre la convicción intelectual más profunda y el conocimiento preciso que se obtiene por la experiencia personal directa, hay que sentirla para poderla apreciar.


Las experiencias de los clarividentes no ejercitados -y téngase presente que esta clase comprende todos los clarividentes europeos, excepto unos pocos- se quedan, por regla general, muy atrás de lo que he dicho; se quedan muy atrás de muchos modos diferentes, en grado, en variedad, en permanencia y, sobre todo, en precisión.
Algunas veces, por ejemplo, la clarividencia de una persona será permanente, pero muy parcial, extendiéndose tan sólo a una o dos clases de los fenómenos observables; se encontrará dotado de una parte solamente de visión superior, sin poseer aparentemente otros poderes de vista que debieran de un modo normal acompañarla o precederla. Por ejemplo, uno de mis más queridos amigos ha tenido toda su vida el poder de ver el éter atómico y la materia astral atómica, y de reconocer su estructura, tanto en la luz, como en la oscuridad, como compenetrando todo lo demás; sin embargo, sólo rarísimas veces ha visto entidades cuyos cuerpos están compuestos de éter inferior o de materia astral más densa, mucho más perceptibles, y en todo caso no puede verlos siempre.

Sencillamente, se encuentra en posesión de esta facultad especial, sin ninguna razón aparente que lo explique, o relación alguna conocida con cualquier otra cosa; y fuera de probarle la existencia de estos planos atómicos y demostrarle su arreglo, es difícil comprender para qué cosa especial le sirve en la actualidad. Sea como quiera, tal es el hecho, y es una garantía de cosas más grandes futuras, de otros poderes que aún esperan desarrollo.


Hay muchos casos parecidos, parecidos, quiero decir, no en la posesión de esta forma particular de vista (que es única en mi experiencia), sino en que demuestran el desarrollo de una pequeña parte especial de la visión completa y clara del plano astral y etérico. De diez casos, sin embargo, de esta clarividencia parcial, en nueve habrá también falta de precisión, esto es, habrá mucha parte de impresión vaga y de inferencia en lugar de la definición concreta y clara y de la certeza del hombre ejercitado. Ejemplos de esta clase se ven constantemente con especialidad entre aquellos que se anuncian como «clarividentes probados para negocios».


Luego hay también los que son sólo clarividentes temporales, bajo ciertas condiciones especiales. Entre éstos hay varias subdivisiones: algunos pueden reproducir el estado de clarividencia a voluntad colocándose en las mismas condiciones, mientras que a otros les ocurre esporádicamente, sin relación alguna observable con las circunstancias; y a otros suele suceder que la facultad sólo se muestra una o dos veces en el curso de toda su vida.


A la primera de estas subdivisiones pertenecen los que son clarividentes sólo en el sueño magnético, fuera del cual son incapaces de oír ni de ver nada anormal. Éstos pueden a veces alcanzar grandes alturas de conocimiento; pero cuando esto sucede, es porque están pasando por un curso de educación regular, aunque por alguna razón no pueden aún libertarse sin ayuda del peso abrumador de la vida terrestre.


En la misma clase podemos colocar aquellos -en su mayor parte orientales- que adquieren alguna vista temporal sólo bajo la influencia de ciertas drogas, o por medio de la ejecución de ciertas ceremonias. Estos últimos se hipnotizan algunas veces por la repetición de las ceremonias, y en este estado se hacen clarividentes hasta cierto punto, pero lo más común es simplemente quedar reducidos a un estado pasivo, en el cual alguna otra entidad puede obsesionarle y hablar por su medio. Algunas veces sus ceremonias no tienen por objeto afectarlo a él mismo, sino el invocar alguna entidad astral que le da la información deseada; pero, por supuesto, éste es un caso de magia y no de clarividencia. Tanto las drogas como las ceremonias son métodos que a todo trance deben evitarse por todo el que desee llegar a la clarividencia en su aspecto superior. El sanador del África Central o médico-brujo y los siameses tártaros son buenos ejemplos de este tipo.


Los que sólo ocasionalmente han poseído cierto poder clarividente sin intervención de su propio deseo, han sido muchas veces personas histéricas o sumamente nerviosas, en quienes esta facultad viene a ser en gran parte uno de los síntomas de la enfermedad. Su aparición demuestra que el vehículo físico se ha debilitado hasta tal punto, que ya no ofrece obstáculo alguno a la manifestación de un poder de visión etérica o astral. Un ejemplo extremo de esta clase es el hombre que se alcoholiza hasta el delirium tremens, y en este estado de absoluta ruina física y de excitación psíquica impura, ocasionada por los estragos de esta horrible enfermedad, puede ver por el momento algún asqueroso elemental y otras entidades, las cuales ha atraído a su alrededor por el abuso de su vicio degradante y bestial. Hay también otros casos en que este poder de visión ha aparecido y desaparecido sin relación alguna aparente con el estado de la salud física; pero parece probable que aun en éstos, si hubiesen podido observarse con toda minuciosidad, se hubiera visto alguna alteración en el estado del doble etérico.


Aquellos que sólo pueden contar un solo ejemplo de clarividencia en toda su vida, son difíciles de clasificar en todas sus diferencias, a causa de la gran variedad de las circunstancias que han contribuido a ello. Hay muchos entre ellos que han pasado por tal experiencia en algún momento supremo de la vida, cuando es comprensible que haya podido haber una exaltación temporal de las facultades, lo cual sería suficiente para explicar el fenómeno. Otros hay, dentro de esta misma clase, para quienes el caso único ha consistido en ver una aparición, siendo lo más común que ésta haya sido la de un amigo o un pariente en el momento de la muerte. Dos interpretaciones se presentan ante nosotros en este caso, y en ambas es la fuerza impulsora un fuerte deseo del difunto. Esta fuerza puede haberle permitido materializarse por un instante, en cuyo caso, por supuesto, no hay necesidad de clarividencia; o lo que es más probable, puede haber obrado magnéticamente sobre el vidente, entorpeciendo por el momento su sensibilidad física y estimulando las superiores. En ambos casos la visión es el resultado de un incidente, y no se repite por la sencilla razón de que las condiciones necesarias tampoco se repiten.


Queda, sin embargo, en esta clase un resto irresoluble de casos en los cuales sólo ocurre un único ejemplo de indudable clarividencia en circunstancias que nos parecen por completo triviales y sin interés. Acerca de estos casos sólo podemos formar hipótesis; las condiciones directas no están, evidentemente, en el plano físico, y antes de poder emitir una opinión cierta, sería necesaria la investigación de cada caso. En algunos de ellos ha resultado que una entidad astral ha estado intentando comunicarse, no habiendo conseguido más que transmitir algún detalle sin importancia de un asunto, sin que lo más útil del mismo haya podido penetrar en la conciencia del sujeto.


En la investigación de los fenómenos de la clarividencia se encontrarán todos estos diversos tipos y muchos otros, y seguramente se presentarán también cierto número de casos de meras alucinaciones, los cuales deben eliminarse con cuidado de la lista de ejemplos. El que se dedica al estudio de este asunto necesita una dosis inextinguible de paciencia y de firme perseverancia; pero si continua el tiempo necesario principiará a distinguir confusamente el orden tras del caos, hasta que de un modo gradual adquiere alguna idea de la gran ley bajo la cual marcha toda la evolución. Le ayudará mucho en sus esfuerzos el adoptar el orden que nosotros acabamos de seguir aquí, esto es, tomarse primeramente el trabajo de familiarizarse, en cuanto le sea posible, con los hechos efectivos concernientes a los planos en los cuales se manifiesta la clarividencia ordinaria. Si quiere aprender lo que realmente hay que ver con la vista etérica y astral, y cuáles son sus limitaciones respectivas, tendrá entonces una regla para medir los casos que observe. Dado que todos los ejemplos de vista parcial tienen necesariamente que encontrar su sitio apropiado en este cuadro, si tiene el bosquejo de todo el esquema en su cabeza encontrará relativamente fácil, con un poco de práctica, el clasificar los ejemplos que se le presenten.


No hemos dicho nada todavía acerca de las posibilidades aún más maravillosas de la clarividencia en el plano devachánico, ni en verdad es necesario decir mucho de ello, toda vez que es sumamente improbable que el investigador encuentre jamás ejemplo alguno de tal facultad, a no ser entre discípulos debidamente ejercitados en las escuelas más elevadas de ocultismo. Para éstos se abre otro mundo mucho más vasto que todos los inferiores un mundo en el cual todo lo que podamos imaginar de más glorioso y esplendente es lo más común de la existencia.


En El plano astral y El Devachán hemos expuesto algo acerca de esta maravillosa facultad, su dicha inefable, sus magníficas oportunidades para aprender y trabajar, y a ellos remitimos al estudiante.


Todo lo que tiene que dar -por lo menos todo lo que de él puede asimilarse está al alcance del discípulo ejercitado; pero para el clarividente no ejercitado sólo el tocarlo es poco menos que una imposibilidad. Se ha conseguido en el sueño magnético, pero el caso es extremadamente raro, pues se necesitan cualidades casi sobrehumanas en lo que se refiere a elevadas aspiraciones espirituales y pobreza absoluta de pensamiento y de intención, tanto de parte del sujeto como de la del operador.


A semejante tipo de clarividencia, y todavía mucho más a la que pertenece al plano superior siguiente, puede aplicarse con mucha razón el nombre de visión espiritual; y puesto que el mundo celestial que presenta a nuestros ojos nos rodea por todas partes aquí y ahora, creemos oportuno colocar la referencia que de pasada hacemos, en la denominación de clarividencia simple, aunque sea necesario volver hacer alusión a ella cuando tratemos de la clarividencia en el espacio, a la cual pasamos ahora.

Bibliografia "CLARIVIDENCIA" por C.W. LEADBEATER

Última actualización: 4/Nov/2011
Cerrar