Convertirse en un dios y el Sendero de la Mano Izquierda

Etiquetas:

1. Corriente / Sistema » Sendero de la Mano Izquierda

2. Tipo de contenido » Teoría » Reflexión

3. Dificultad » Alta Magia

Publicado el 12/Jun/2011

¿ES POSIBLE CONVERTIRSE EN UN DIOS?

Sobre el Sendero de la Mano Izquierda: http://www.ekiria.org/content/sendero-de-la-mano-izquierda

 

Esta extraña e interesante duda fue planteada por

Yavanno

He oído hablar de ello, de la posibilidad de convertirse en un dios, "descendiendo" y luego volviendo a "ascender" convertido en un dios o algo así.
No tengo yo muy claro si esto es posible, aunque técnicamente nada sea imposible, bueno, ¿qué piensan de esto? ¿está bien intentarlo? ¿es posible? Si es posible llegar a serlo ¿cómo se hace? Preguntaría si es fácil, pero obviamente no, en el caso de hacerlo debe ser complicadísimo, ¿no
?

Trucomallica

Según lo que me contó Dark Lord el otro día que lo ví, es el Sendero de la Mano Izquierda. Deificar el Ser, al contrario de dejarse absorber por la Deidad.

Copiando y pegando algo que leí ayer, bastante interesante.


Introducción al Sendero de la Mano Izquierda

Por: Juan Sebastián Ohem.


De todos los movimientos espirituales modernos, o relativamente modernos, es el sendero de la mano izquierda, por mucho, el más complejo de todo. “El sendero de la mano izquierda” tiene por antecesor intelectual, pero no directo, al genial Aleister Crowley, que por cierto menciona en malos términos en su cuento “En la bifurcación de los caminos" . Para aquellos que no estén familiarizados con esta corriente vale la pena una corta introducción.
El origen de esta corriente se centra en la India, y su significado puede variar entre occidente y oriente, aunque originalmente proviene, o al menos tiene relación con el Tantra, técnica que persigue liberar energía y expandir la conciencia. En el Tantra el Hombre tiene diversos chakras (es fascinante estudiar la similitud entre los chakras y los sephirot del Árbol de la Vida cabalístico). La energía que yace dormida en el chakra muladhara es despertada con la práctica del mandala, que se lleva a cabo mediante representaciones pictóricas de las fuerzas cósmicas, también mediante el mantra, la repetición de ciertas vocales (esto debido a la creencia que el Universo se creó mediante sonido, existente también en los mitos judíos del Génesis, de la creación por Palabra). Mediante estas prácticas la energía viaja a través de la espona dorsal y es elevada a los centros energéticos más altos.
Ahora bien, dentro del Tantra existen dos caminos, el de la mano derecha, que es llamado “Dakshina Marga”, sendero de renuncia que prescinde del sexo, y el Vama Marga, o sendero de la mano izquierda que busca la evolución combinando el yoga con la vida sexual. Cabe destacar, e insistir, que estos dos caminos nada tienen que ver con el concepto de bueno o malo, del Dios o del diablo, es realmente una misma vía, separada en dos senderos, pero que buscan la misma cosa, después de todo tendremos dos brazos pero ambos unidos al mismo cuerpo. Mediante prácticas como el Hatha Yoga, Kriyas, Mantra Yoga, Kundalini Yoga, etc., se busca expandir la conciencia para acceder a otras vías de conocimiento e iluminación.
En Occidente, ya muy influido por la cosmología cristiana y aquel maniqueísmo de la gente sencilla, se comenzó a asociar la mano derecha al bien, y la mano izquierda al mal, lo cual tiene su lógica psicológica, burda pero entendible, se solía creer que los zurdos estaban enfermos y hasta hace no mucho en las escuelas se les obligaba a punta de golpes a escribir con la mano derecha (la civilización occidental, hermosa a veces pero en otras es muy bruta). En fin, que el pensamiento occidental ha asociado el sendero de la mano izquierda, y sobre todo por la cuestión sexual con el diablo, asociando a Lucifer con Satanás, y ambos con el sexo (piénsese en los carneros y Pan, el libidinoso personaje de los mitos griegos).
El sendero de la mano izquierda en occidente se le asocia más comúnmente a Lucifer, no en el sentido cristiano, sino en el sentido original, el de “portador de luz”, personaje moralmente ambiguo para estándares occidentales que no soportan entes no morales. Aquella luz que porta Lucifer es, dentro de todas estas cosmogonías ocultistas, denominada simplemente “energía”, la cual puede, según se dice, dirigirse en dos caminos, en primer lugar, de arriba abajo, correspondiente a la energía ilimitada que ha creado al Universo visible e invisible, desciende de lo sublime a la materia más densa, los sabios iniciados la unen a las prácticas del Pilar del Medio, el Ritual menor del Hexagrama o la cruz cabalística. Al ser una energía equilibrada su manipulación no entraña grandes riesgos. Esta es la energía, o cauce, que los gnósticos cristianos denominan “día de Pentecostés”, con su obvia correspondencia bíblica (escena de las lenguas de fuego descendiendo sobre las cabezas de los apóstoles tras el regreso del Mesías), o bien como “Gracia Divina”.
La otra dirección de la Luz que porta Lucifer, es la que va de abajo a arriba, es decir de los planos más densos a lo ilimitado recargándose continuamente en un ciclo eterno. La manipulación de esta energía es, según los que saben y creen, altamente inestable, debido a su asociación al inconciente, donde es el propio mago el que hace de crisol de estas fuerzas. Dentro del cristianismo gnóstico se le asocia al mito de la “Ascensión de la Virgen”, por ser en cuerpo y alma, y no solo en alma, como referente de este conocimiento oculto.
El llevar a cabo el recorrido por el sendero de la mano izquierda puede ser peligroso y llevar al rechazo social por la prácticas y experimentos muy poco ortodoxos, pero se conserva la promesa de que cuanta más parte oscura sea capaz de salir a la luz, mayor será el entendimiento al convertirlo en Luz conciente y equilibrada. El peligro radica también en la obsesión que puede contraer el practicante, quedando embriagado por las fuerzas y energías oscuras y apartándose cada vez más de la vida normal, a estos se les llaman adeptos a las artes oscuras o “vampiros”, en el sentido que se convierten en sanguijuelas que necesitan de la energía vital de otros. Por lo que podría pensarse como una apuesta, si resultan las prácticas la recompensa es mejor que la del sendero de la mano derecha, pero si fracasa puede llevarle a la demencia, cosa similar ocurre con la reprobación de muchos cabalistas al sistema de once sephirot (las diez normales y Daath, la “sephira que no es sephira”), que incluso Eliphas Leví consideraba terrible.
Ya que se tiene una pequeña introducción a este sendero, me gustaría abordar algunas cuestiones, con el previo aviso que no soy practicante de ningún sendero y no soy erudito alguno en prácticas del sendero de la mano izquierda. Aún así no se requiere ser un maestro para advertir paralelismos y cuestiones dignas de mención.
En primer lugar cabe decir que existe, y es obvia, la conexión entre este sendero y la moda por el satanismo, basta recorrer un poco el Internet para toparse con docenas de “iniciados” que se creen satanistas solo porque escriben todo con “K” en vez de usar la “C” o la “Q”, que es en realidad una respuesta infantil y una pasión estética (por el negro y los temas más o menos macabros) que una respuesta intelectual. No deja de haber, por supuesto, verdaderos genios y eruditos iniciados, si bien son contados.
Por otro lado toda esta cuestión de energías que van de arriba para abajo y de abajo para arriba son parte de patrones estéticos basados en psicología básica, no importa en qué parte del mundo estemos, de la estepa a los desiertos de Australia, cuando preguntamos a una persona ¿dónde está Dios?, sea aborigen, politeísta, cristiano, musulman, hindú, humilde campesino, universitario, etc., siempre volteamos al cielo, arriba está Dios, con la sublime danza de los astros, y para abajo está el mal, el diablo o como se le desee llamar. A Dios le imaginamos rodeado de Luz, jamás en oscuridad, porque nos da miedo la oscuridad, nos representa lo que no conocemos, lo inestable o cambiante, en fin, estética y psicología penetran en los anillos simbólicos exteriores de este sendero. El sexo es mal visto en occidente, por lo que se le asocia la maldad a esta práctica, lo cual es de extrañar, en Oriente no es algo sucio y vergonzoso, y de hecho en el ocultismo, pongamos por ejemplo a Aleister Crowley, es algo sagrado por completo, no es ni vergonzoso como en la ortodoxia occidental, ni banal como en las esferas superficiales de Occidente.
La magia siempre me causa una mezcla de asombro y extrañeza, quizás peco de infiel o de ignorante, pero la mayor parte de los rituales mágicos que podamos encontrar, y esto va desde las misas católicas, a las que casi todo el mundo está acostumbrado o al menos familiarizado, hasta las reuniones protestantes o en las mezquitas, hasta los rituales complejos de la Golden-Dawn, son en realidad psicología experimental, y la Magia del Caos, mejor que cualquier otra vertiente, es fiel evidencia de ello. En efecto, cielo, infierno, energías ocultas, etc., son símbolos, y eso es algo que no debemos olvidar, que es la falla monumental del New Age, aquella banalidad infantil y superficial de tomar todo por literal, mientras que “Todo es alegórico y simbólico en esta gran epopeya de los destino humanos” como escribe el francés Leví. El infierno, por ejemplo, fue usado como alegoría, ya desde el renacimiento, para indicar el inconciente del Hombre, el diablo sería como el guardián de los secretos de nuestro inconciente, tan agresivos y sexuales que les consideramos, erróneamente, como moralmente malos. Lo mismo ocurre con los “viajes astrales” pero eso es para otra ocasión.
Cuando Leví, en su “Secretos de alta magia”, si mal no recuerdo ( y disponible en la biblioteca ), aborda el tema de la magia escribe enteramente sobre la ética, definiéndola como “la ciencia y arte del equilibrio”, algunos dicen “equilibrio de las fuerzas”, yo diría que es un equilibrio moral, con Crowley es más notorio “el arte de operar cambios conforme a la Voluntad” (entiéndase la Verdadera Voluntad), toda acción es por ende mágica en esencia, porque toda acción es precedida por la volición, es decir, por la Voluntad, en cuanto a los sigilos, pentagramas, rituales con herramientas, (puede descargar el Liber KKK en la biblioteca para una descripción detallada de Peter Caroll), y un sinfín de prácticas, tienen como fundamento, o finalidad, cuestiones psicológicas, alterar la mente, o “expandir la conciencia”, que son la misma cosa, aunque la segunda suena mejor, y el sendero de la mano izquierda no es excepción alguna.
Muchos de los practicantes de este sendero se mofan de los “magos blancos”, debido a que sus operaciones son demasiado rígidas, mientras que su magia es más libre, improvisando según la voluntad del operante, que no deja de tener razón, si la magia es operar la voluntad a veces es mejor la improvisación, no lo digo por alguna sobrenatural razón, sino porque improvisando podemos transportar impulsos inconcientes hacia nuestro conciente, aprendiendo así sobre cosas ocultas en nuestra mente, y la introspección es el único camino hacia la Verdadera Voluntad. La magia es, a fin de cuentas, introspección, y se funda en psicología, y siendo que el inconciente es amoral, es decir, ni bueno ni malo, simplemente es, el sendero de la mano izquierda tiene la bondad de no convertir en tabú nuestros deseos reprimidos e instintos salvajes, después de todo, y como Jüng lo ha demostrado ya, cada deseo que llegamos a albergar genera su antítesis en el arquetipo de la sombra, en el inconciente, y dejar de temer a nuestro inconciente es conocerse a sí mismo.
Llama la atención el uso de iconografía cristiana, sobre todo en prácticantes de este sendero que se involucran en el luciferismo o satanismo, me refiero en especial a Lucifer como “ángel caído” (algunos practicantes lo toman como símbolo, otros creen en su existencia, y sobre ello puede estudiar el artículo de López de Rojas), es de llamar la atención debido a que la cosmología cristiana, compleja como es, no es muy compatible con el sendero de la mano izquierda, y Lucifer es, para este sendero, como para la tradición ocultista en general, un símbolo amoral del conocimiento, a veces bueno y a veces malo. Sin embargo denominarle “ángel caído” es un juego doble muy interesante, por un lado crea todo un sentido estético del héroe derrotado, el cual encontramos ya en el maniqueísmo por ejemplo, cuando la Luz crea al Hombre Primordial para batallar contra las Tinieblas, es derrotado pero consigue neutralizar al enemigo, y por el otro lado encarna a la perfección el misterio del Dios-Hombre que podemos encontrar en casi todos los rincones de la tradición ocultista. La idea que el Hombre es Dios, o viceversa, o que es un arquetipo del Hombre era el misterio más grande los gnósticos, expuesto por el profeta manes y el maniqueísmo, por otro lado en el cristianismo es más que notorio, entonces hace referencia a esta cuestión de Dios-Hombre o Ángel-Hombre, y por el otro lado se adecua a la creencia de una caída adámica, presente en la tradición sobre todo en Platón y la caída de las almas.
Más allá del sentido estético, de los colores negros y rojo chillante, del tono profético y oscuro, el Tantra Rojo, que es el otro nombre con el que se le conoce, es una práctica religiosa, y esto quizás pueda ser mal visto por algunos practicantes, sin embargo no debemos olvidar que si tenemos una combinación de prácticas con alusiones a cuestiones no naturales, o sobre naturales, y un fin el cual perseguir, tenemos un ritual religioso, como la Thelema, la búsqueda de la Verdadera Voluntad es la búsqueda por la unidad con el todo, con el devenir del cosmos.
El peligro es siempre latente, aquello de las “energías de planos más densos, etc.”, se le puede interpretar como navegar en el inconciente, que es siempre turbulento y ajeno nuestras normas de moralidad, perderse en aquel mar incontenible es perder la razón, y existe el riesgo de verse alienado, no tanto por esta práctica, sino por el ambiente donde es bien recibido este sendero, mezclándose con el satanismo de fin de semana, que puede causar estragos en el desenvolvimiento y formación del joven, por lo que es algo para tener siempre en cuenta. Por otro lado si el iniciado no tiene miedo de experimentar, si es lo suficiente maduro para discernir las cosas, y si no tiene la tendencia enfermiza de siempre encajar todo a la cosmología cristiana de bien-mal, luz-macabro, etc., no tendría porqué tener ningún problema, a fin de cuentas el templo del señor tiene muchos caminos, hay mil senderos pero todos se rigen por una sola ley, “Do as thou Willt shall be the whole of the Law”.

Sephiroth

Que buen escrito Trucomallica, pero me gustaria que alguien del sendero izquierdo nos de su parecer.
Yo pienso que es posible la deificación del ser humano, independiente de la idea de Dios que tengamos, yo creo que este hace alusión a la perfección máxima que puede alcanzar el hombre en su estado natural. Me arriesgaria a decir, incluso, que esa es la vocación del ser en sí mismo... buscar su plenitud.

La clave esta en saber lo que entendemos por Dios y si somos politeistas o monoteístas... o si tenemos un gran panteón.
Luego de determinar aquello podriamos comparar... aunque personalmente dudo que seamos Dioses, pues a cada cual nos corresponde naturalezas distintas, podriamos serlo pero solo por analogía.

  • Nuestra imperfección nos limita
  • Nuestra falta de conocimiento nos limita
  • Nuestra energía agotable nos limita
  • En si todo lo que somos es caduco y nos limita
  • Ergo: No somos Dios, jejejeje.

Yavanno

Yo lo que quiero saber es si hay posibilidad de trascender, de liberar el alma, de convertirnos en un ser completo, un Ser Trascendental, abriendo chakras o de la forma que sea, para poder cambiar eso de "imperfección" a "perfección", la "falta de conocimiento" a poder "despertar" y que esa energía agotable se vuelva inagotable.
Como en algunas tradiciones, como la que yo sigo, la Nórdica, se cuenta que si se puede escalar hasta la copa del Yggdrasil, el Árbol del Mundo, se podrá obtener la sabiduría de los Dioses y por ende ser uno de ellos, atravesando el Bifrost, el Arco-Iris, se llega a Asgard, desde donde se puede acceder al Yggdrasil.
Esto podría tomarse como una forma arquetípica de la apertura de chakras que, al abrirlos, la energía (sabiduría divina) asciende por la columna o Kundalini (Yggdrasil) para abrir todos los chakras y expandir nuestra conciencia (convertirnos en un dios).
No tengo mucha idea de esto, y seguramente haya dicho varias-bastantes burradas, pero es sólo por aportar algo más al tema, cosas que pienso que salen de mi interior, formas de verlo que yo mismo me he planteado, y por ello pregunto si son válidas.
Por último decir que soy Panteísta, dígase creo en las Fuerzas Femenina y Masculina de la Naturaleza, y les llamo por el nombre de Freyja y Odín, por ello pregunto, como leí una vez en un libro, que sólo se llegará a la Divinidad, sea cual sea esta, como iguales, entonces ellos te recibirán con los brazos abiertos en su morada, llámesela Cielo, Infierno, Inframundo, Summerland, Asgard, etcétera.

DarkAlchemist

¿Cómo devenir en un Dios? Nada puede devenir en algo que no es. Si quieres crear oro, tienes que partir de un grano de oro; igualmente, si la Divinidad no fuese inherente a todas las Almas, éstas no podrían espiritualizarse plenamente y devenir en una manifestación de la Divinidad, deviniendo ellas mismas, en Dioses--A esto denominamos Apoteosis, Deificación. Pero, la Glorificación está más allá todavía. Se logra mediante la Liberación del Espíritu, y así el Alma deviene en Su Imagen y Semejanza, espiritualizándose plenamente ella misma.
Existen dos universos a considerar: A y B (consideramos universo a un sistema organizado de esferas, mundos, planos, dimensiones y realidades). Generalmente, aquellas Inteligencias o Conciencias Individualizadas (Almas) que son originarias del Universo B, son quienes siguen el Sendero Izquierdo como medio para manifestarse plenamente como Dioses en todos los planos y dimensiones. Este camino que parte de lo más sutil a lo más denso, y de lo superior a lo inferior, de descenso, de materialización del Espíritu o Manifestación del Ser (Coagula), es el que se sigue en el Sendero Izquierdo, contrario al Solve del Sendero Derecho, que consiste en espiritualizar la materia, en ascender de lo inferior a lo superior, de la materia al Espíritu, liberando esta chispa de conciencia de su prisión dentro de las tinieblas materiales. Lo que se busca es el desenvolvimiento de la Conciencia y la plena manifestación del Ser, así como el ejercicio absoluto de la Voluntad. Se busca lograr la Verdadera Individualidad en el Espíritu. 
Los humanos han evolucionado más allá del reino animal, porque han logrado individualizarse en el nivel del Alma, cosa que los animales no (ellos encarnan por medio de almas grupales). Ahora, las Inteligencias y grandes Seres del Universo B, mayormente han logrado su plena Individualización en el nivel del Espíritu. En ese Universo, la materia no existe como polo del Espíritu, puesto que las Conciencias se desenvuelven plena y potencialmente en lo Inmanifiesto o Existencia Negativa, y por esto mismo, la Luz que brilla en esos reinos no puede ser contemplada como Luz por nadie, excepto por Aquel que ha devenido en Individualizado en el nivel del Espíritu: Esto es, en un Daemon, en un Espíritu Puro. 
Quien sigue el Sendero Izquierdo y es morador de aquel universo, busca manifestarse plenamente como Dios en todos los planos y dimensiones: Incluso en aquellos más densos y materiales de este universo A. Eso le dará un desenvolvimiento que le permitirá ganar la Glorificación (Espiritualización plena incluso dentro de los dominios de la materia), puesto que la Deificación ya la ha manifestado en Lo Inmanifiesto. Por otro lado, quien sigue el Sendero Izquierdo y es morador de este universo, busca lograr la Individualidad en el nivel del Espíritu Puro: busca la Apoteosis o Deificación, que quiere decir manifestarse en lo Inmanifiesto como Conciencia Pura y Autoexistente (como una Estrella de Luz propia en el Cielo Nocturno). Con ello, necesariamente, se libera de las cadenas de este universo, y trasciende al Universo B.
Pero, ya sea el camino de Solve (espiritualizar la materia) o el de Coagula (materializar el Espíritu), se busca hacer visible lo invisible, manifiesto lo Inmanifiesto, y viceversa. Sólo así pueden desposarse los Cielos y la Tierra, unirse lo de Arriba y lo de Abajo, y lograr que el Espíritu Sea el Uno en Todo. 
El Sendero Izquierdo es mucho más complicado para las Inteligencias del Universo B, puesto que estos planos son demasiado densos para ellos: son una prisión, y es un sufrimiento terrible el estar aquí. Toda materia es una caja de tinieblas que ahoga y aprisiona a la Espiritual Chispa de Conciencia. Pero, sólo liberando ésta, puede el Guerrero devenir en un Dios, incluso en los Reinos Tenebrosos de la Materia, sin considerar que mientras Llega a Ser y manifiesta ese estado Eterno de Ser en el devenir, es considerado un ángel "negro", un "ángel caído", un Dios caído en lo profundo de las tinieblas. Porque esta luz visible que proyecta las formas de todo lo manifiesto, no es más que una densa tiniebla, que no puede ser comparada con la Luz Absoluta de los Reinos de Aquel Universo donde sólo los Daemones se desenvuelven, velados Eternamente en Su Luz Auto-creada, que no puede ser vista por ningún ser que no sea Semejante a Ellos, e implícitamente, Semejante al Espíritu Puro y Absoluto del que Todo-lo-Existente ha surgido. 
Para adentrarse debidamente en los Reinos del Sendero Izquierdo, más allá de los dogmatismos de este universo, les recomiendo leer sobre "Gnosticismo Luciferiano", lo relacionado a los universos A y B, así como buscar sobre las Inteligencias que reinan en el Caos Puro.

Trucomallica

No se si estaré en lo correcto, pero al considerar los universos A y B, ¿es posible hacer una analogía con el sistema de los Sephiroth y Qliphoth, respectivamente?

DarkAlchemist

Únicamente si extrapolas los Qliphoth a la Existencia Negativa (Lo Inmanifiesto). Y entonces, así tendrías que considerar, ante todo, los supernales que son: Tohu, Vohu, Shashek. De otra forma, estaríamos encadenando al Espíritu en la materia, en vez de liberarle, que es lo que se busca. Excepto claro, si se busca el Descenso del Espíritu en la condensación (Coagula): Así, puedes usar los Qliphoth del Árbol de la Muerte, considerando que el Descenso del Espíritu a la materia es éso: Una muerte.

Seabhac

Bueno, para la pregunta inicial, ya he leido todas las respuestas , que sumadas a la complementacion de Dark Alchemist, supongo que es suficiente... Aunque me gustaria agregar un pequeño aporte mas, como para analisar la respuesta desde otro punto de vista:
Recordemos aquellos antigus tiempos en que por primera vez comenzaron a arrivar los españoles a las costas de America. Aquellos indigenas que habitaban la zona se encontraron cara a cara, con una especie de ser humano, montado sobre un animal desconocido pero grande, fuerte y veloz (control y "dominacion" de otra especie mas fuerte), cubiertos por una especie de metal brillante y fuerte ( el aura y energia magica que lo protege y le da fuerza), con un tipo extraño de lanzas que que emanaban fuego ( el control de los elementos, la manifestacion del PODER "divino") y finalmente con piel de color blanco (la directa diferenciacion de razas). Ahora con todas estas caracteristicas... el unico termino que rapidamente paso la cabeza de estos ancestros indigenas fue: DIOSES.
Pongo este ejemplo por que hay que entender que para ser un "dios", es necesario saber que es una tarea muy muy ardua, demasiado. Por que ese termino (como lo indico Dark Alchemist) implica ser un dios, no solo en esta sino en todas las realidades, manifiestas y no manifiestas. Asi que si uno asume una postura de Dios, pero en esta realidad no es nadie, pues ahi ya hay un problema. Ahora, tal vez lo mas cercano ha esto han sido seres como Jesus Cristo, Buda, Heroes Celticos, Nordicos y Griegos, entre otros. Pero he aqui donde el relato que expuse toma un poco mas de sentido, y es: Nosotros obviamente contamos con esa chispa interna, con esa pequeña emanacion divina, que al comprenderla y asumirla, nos permite llegar a ser como un dios, en espiritu y conciencia. Pero por otra parte, al igual que los españoles, en su momento, podemos ser dioses de nuestra realidad personal, realidadades superiores, inferiores, y en algunos casos de esta realidad, pero tal vez no seamos dioses en otras realidades (como los españoles, que no eran dioses en españa).
En otras palabras, podemos llegar a ser dioses, usando el LHP o RHP, ya sea llevando un proceso de individuacion o arquetipisacion (que pena la palabra inventada pero no me llega otra ¬¬, con ese termino me refiero a asumir un arquetipo o dios existente, hasta el punto de ser un avatar de este) teniendo en cuenta que el termino dios, es solo otra invento humano, y q la perspectiva o el de donde se mire, implica la valides de este. (si fueramos a un mundo de solo felinos, talvezn no seriamos dioses sino esclavos o comida... quien va querer servir a un ser lampiño, con poco pelo en la cabeza, sin colmillos, ni garras, ni resistencia fisica?)
Ahora respecto a la pregunta Herr Yavanno... Si a lo que te refieres es a que si en el Yggdrasil se puede hacer una especia de homologacion como en el Qliphot para trabajar el LHP... pues efectivamente si hay! la verdad soy de tradicion celtica druidica, pero conosco algo de las tradiciones nordicas... Hasta donde tengo entendido, existe un arbol sobra del Yggdrasil. Similar al Qliphot, se encuentra de bajo del Yggdrasil, y recibe el nombre de Heldrassyl (se que asi se pronuncia, no estoy muy seguro de su escritura exacta). Con respecto a este, te recomiendo que revises escritos de Ice Magick, sino estoy mal hay un post sobre este tema, donde Fr. Ljossal deja un grimorio de magia del hielo muy detallado de este proceso. 

Última actualización: 12/Jun/2011
Cerrar