Sobre la Tabla Esmeralda, por Papus

Etiquetas:

1. Corriente / Sistema » Hermetismo » Tabla esmeralda

2. Tipo de contenido » Teoría » Simbología

3. Dificultad » Alta Magia

Publicado el 1/May/2011

LA TABLA ESMERALDA

Extracto de "Tratado Elemental de Ciencia Oculta", de Papus (Dr. Gerard Encausse)

Es verdad. 
Sin mentira. 
Muy verdadero. 
La Tabla de Esmeralda comienza con esta trinidad. Hermes afirma así, la primera palabra de la Ley que rige a la Naturaleza entera. 
Ya sabemos que el Ternario se reduce a una jerarquía designada por el nombre de Los Tres Mundos. Es, pues, una misma cosa, considerada bajo tres aspectos diferentes, que someten a nuestra reflexión las copiadas frases, 
Esa cosa es la verdad y su triple manifestación en los Tres Mundos. 
Es verdad. 
Verdad sensible correspondiente al Mundo físico. 
Aspecto que estudia la Ciencia contemporánea. 
Sin mentira. 
Oposición del aspecto precedente. Verdad filosófica, certidumbre correspondiente al Mundo metafísico o moral. 
Muy verdadero. 
Unión de los dos aspectos precedentes, la tesis y la antítesis para constituir la síntesis. Verdad inteligible correspondiente al Mundo divino. 
Obsérvese que la explicación que he dado precedentemente acerca del número Tres, alla aquí una brillante explicación: 
Lo que está arriba lo que está abajo 
es como y es como 
lo que está abajo lo que está arriba 
para hacer los milagros de una sola cosa. 
Disponiendo la frase de esta manera, se evidencian, lo primero, dos Ternarios, o mejor dicho, un Ternario desde el punto de vista de sus dos aspectos: el positivo y el negativo. 
arriba abajo 
Postivo análogo a Negativo análogo a 
abajo. arriba. 
Como consecuencia inmediata, hallamos la aplicación del método de la Ciencia oculta, llamado de la Analogía. 
Hermes dice que lo positivo (lo de arriba) es un análogo a lo negativo (lo de abajo). Pero se guarda muy bien de afirmar que son semejantes. 
Por último, vemos la formación del cuatro, por reducción del tres a la unidad. 

 
Para hacer los milagros de una sola cosa. 
O del siete por la reducción del seis (los dos Ternarios) a la unidad. 
El cuatro y el siete expresan la misma cosa [Nota de Feldkhon: 4=1 2 3 4=10 / 10=1 0=1 &&| 7=1 2 3 4 5 6 7=28 / 28=2 8=10=1 0=1 &&| 4=1, 7=1, 1=1, 4=7, para entender mejor todo esto, leer “La Ciencia de los números”, de Papus] y se puede escoger cualquiera de las dos aplicaciones. 


Relacionado con la explicación de la segunda frase con la explicación de la primera, obtendremos: 
Que ante todo, es preciso considerar una Verdad en su triple aspecto físico, metafísico y espiritual. 
Que únicamente entonces se puede aplicar a este conocimiento el método analógico, el cual permite conocer las Leyes. 
Que, por fin, es necesario reducir la multiplicidad de las Leyes a la síntesis de la Unidad, llegando de esta forma al descubrimiento del Principio o Causa Primera. 
Hermes aborda seguidamente el estudio de las relaciones de la unidad con la variedad, o del creador con la creación, diciendo: 


Y como todas las cosas han estado y proceden de UNO, así todas las cosas nacieron en esta cosa única, por adaptación. 


Ved en pocas palabras la enseñanza íntegra del santuario respecto de la creación del mundo. La creación por adaptación, o por el Cuaternario que se desarrolla en el Sepher Jeshirah, y en los diez primeros capítulos del Bereschit de Moisés. 
Esa cosa única de la que todo proviene, es la Fuerza universal de la que describe Hermes la generación. 


El Sol (positivo) es el padre. 
La Luna (negativo) es la madre. 
El Viento (receptor) la llevó en su vientre. 
La Tierra (materialización, crecimiento) la ha criado. 


Esta cosa que se llama Theleme (Voluntad), tiene tanta importancia que aun a costa de ensanchar desmesuradamente esta explicación, voy a reproducir el parecer de varios autores, respecto del asunto. 
<
Por virtud de esta fuerza, todos los aparatos nerviosos se comunican entre sí secretamente: de aquí dimana la simpatía y la antipatía; de esto provienen los sueños; por ella existen los fenómenos de doble vista y de una visión sobrenatural Es el agente universal de las obras de la naturaleza; es el od de los hebreos de Reichenbach, y la luz central de los Martinistas 
La existencia y el uso posible de dicha fuerza, constituyen el gran arcano de la magia práctica. 
La luz astral imanta, calienta, ilumina, magnetiza, atrae, rechaza, vivifica, destruye, coagula, repara, rompe y une todas las cosas bajo la impulsión de las voluntades potentes>> (Eliphas Levi, “Historia de la Magia”.) 
<> (Eliphas Levi, “La clave de los grandes misterios”.) 
<
La substancia, una, que es cielo y tierra; es decir, sutil o fija según su grado de polarización. 
Esta substancia es la que Hermes Trismegisto denomina el gran Telesma. Cuando produce su esplendor, se llama luz. 
Es, a un tiempo mismo, substancia y movimiento. 
Es un fluido y una vibración perpetua >>. (Eliphas Levi, obra citada). 
<
Dicho agente es la cuarta encarnación de la vida-principio, de la que el sol es la tercera forma>>. (E. Levi). 
<>. (E. Levi). 
<
Od == 
Ob == - 
Aur == ∞
<>. (E. Levi). 


<
Como Dios, anima y gasta, organiza y desorganiza, según las leyes secundarias que originan todas las combinaciones y permutaciones que podemos observar al nuestro alrededor>>. (L. Lucas). 
<
Porque el movimiento es susceptible de más y de menos; es decir, de condensación y de dilatación, electricidad, calor, luz. 
También es susceptible de COMBINACIÓN de condensaciones. 
Por último, se encuentra en él la ORGANIZACIÓN de estas combinaciones. 
El movimiento, que se supone ACTIVO, material e intelectualmente, nos da la clave de todos los fenómenos>>. (L. Lucas, “Medicine Nouvelle”.) 


<
Condensándose, suministra una fuerza de relativo poder. 
Organizándose, se hace apto para conducir o dirigir órganos especiales, y aun grupos de órganos. 
Por último, reconcentrándose, tonalizándose, le es factible reobrar sobre toda la máquina y dirigir el conjunto del organismo.>> 


<
Este éter electro-magnético, del que estamos imantados, este cuerpo ígneo del Espíritu Santo, que renueva sin cesar la faz de la Tierra, está fijado por el peso de nuestra atmósfera y por la fuerza atractiva del globo. 
La fuerza de atracción se fija en el centro de los cuerpos y la de proyección en su contorno. Esta doble energía actúa por medio de espirales de los movimientos contrarios, que no se encuentran jamás. Es el propio movimiento que el del Sol, que atrae y rechaza sin cesar a los astros pertenecientes a su sistema. Cualquier manifestación de la vida, tanto en el orden moral como en el orden físico, se produce por la extensión de dichas dos fuerzas.>> (Christian, L´homme rouge des Tuilerías). 


El lector que experimente el noble deseo de saber, no nos reprochará haber dado estas notas que esclarecen el asunto mucho mejor que puedan evidenciarlo las más estudiadas disertaciones consagradas al tema. 
Después de haber sentado la afirmación de la fuerza universal, Hermes aborda el Ocultismo práctico, la regeneración del Hombre por sí mismo, y de la Materia por efecto del Hombre regenerado. 
Acerca del asunto, se hallará una suficiente colección de detalles en el Elixir de la Vie, libro publicado por un chéla indio, y también en las obras de Mme. Blavatsky y como también en el Ritual, de Eliphas Levi. 

Última actualización: 10/Jun/2011
Cerrar